Close

Dermatología: especialidad no-esencial

Dermatología: especialidad no-esencial

En estos tiempos terribles se ha vuelto común escuchar hablar de las actividades “esenciales”: trabajadores de la salud, fuerzas del orden y seguridad, cadena alimenticia, repartidores, etc.

En lo que se refiere a la medicina, hay especialidades que, infelizmente, caben en la categoría de “no-esenciales”, como la dermatología por ejemplo.

A menos que, en un momento determinado los dermatólogos, armados con sus destrezas en medicina general sean llamados al frente de batalla para aliviar a sus extenuados colegas de la red de salud pública y privada, la dermatología permanece en un estado parecido a la hibernación.

Pero, hay algo que más que esencial es vital: los dermatólogos contamos con un staff que necesita seguir recibiendo el pago de sus salarios. El gobierno ha dispuesto que sigamos pagando sueldos y obligaciones laborales soslayando el hecho fundamental de que no estamos recibiendo ingresos. Sería delirante pensar en algún plan de apoyo financiero gubernamental para actividades como la nuestra. Ya sabemos que los gobiernos están para despojarnos, no para proveernos y peor gobernarnos. Pero ese es un asunto del detestable ámbito de la política.

En vista de que existe la distorsionada percepción de que la dermatología es meramente estética, debo compartir estas reflexiones.

¿Cuáles deberían ser los escenarios en los que podríamos trabajar para generar recursos y a la vez poder pagar salarios a quienes trabajan con nosotros, hace ya casi un par de décadas, como en mi caso?

1.Habrán consultas que se podrán derivar a la telemedicina: acné severo, psoriasis, eccemas, etc. Son pacientes que requieren un seguimiento.
2.Pero, ¿qué hacer con urgencias como por ejemplo un caso de celulitis severa o un Síndrome de Stevens Johnson? Estos casos requieren atención presencial y no en hospitales congestionados en los cuales el riesgo al contagio es evidente.
3.Los casos de cirugía de cáncer de piel no melanoma podrán ser diferidos por un período de meses. Y si el cáncer de piel es un melanoma habrá que programar una intervención quirúrgica lo más pronto posible, siguiendo los lineamientos de seguridad de la zona geográfica en que se encuentre el paciente.
4.Los pacientes femeninos con isotretinoína podrán seguirla recibiendo siempre que puedan realizarse un test de embarazo en casa y que resulte negativo.
5. Y respecto a quienes reciben inmunomoduladores, siempre que sean negativos para COVID y estén asintomáticos, podrán continuar con el tratamiento. Y no se iniciará a ningún paciente nuevo con inmunomoduladores.
6.Ya que los procedimientos estéticos son electivos, lo razonable es esperar a que las medidas de confinamiento social sean levantadas.

Estamos viviendo épocas en las que lo razonable es enfrentar un día a la vez pues las circunstancias cambian, a veces en cuestión de horas.
El personal de los consultorios y clínicas dermatológicas debe enfrentar este descomunal desafío juntos, como una familia.

Y juntos superar esta crisis, fortalecidos en múltiples aspectos y con esperanza en el porvenir.
No en vano se ha dicho tantas veces que las peores crisis pueden traer consigo grandes oportunidades.
Siempre que no se caiga en lo más rastrero de la condición humana: sacar partido de la tragedia para saciar el insaciable apetito de la avaricia y la codicia.

Dr. Eduardo Rodríguez Mieles
Dermatólogo.
Torre Médica II

Abrir chat
Powered by